¿Cómo evitar la deserción escolar?

No cabe la menor duda de que el 2020 fue un año peculiar, y la incertidumbre que caracterizó el año pasado es similar a la que se aproxima para el 2021. Sobre todo, en temas educacionales: la acentuación de las desigualdades, la sobrecarga de los profesores y la deserción escolar. Un claro ejemplo de esto último es que para la reciente prueba de transición hubo un 12% menos de inscritos que el año anterior.

Es por eso, que Ruth Arce, directora de pedagogía de la Universidad Diego Portales, explica los elementos para evitar que los estudiantes deserten “Creo que es un desafío muy grande, y durante mucho tiempo los sistemas educativos, han dejado a las familias un poco de lado y es necesario hoy día ante esta situación, que se acerquen efectivamente a las necesidades de la familia con el fin de comprender qué es lo que le pasa a un estudiante que está en riesgo de abandonar”.

No hay cifras oficiales sobre la deserción escolar en el país durante 2020. Sin embargo, el Ministerio de Educación (Mineduc) proyectaba en septiembre que esta aumentaría en más de 80 mil casos, llegando a un total de 267.822 niños, niñas y jóvenes fuera del sistema para 2021.

La pandemia ha golpeado a varias familias, provocando que alumnos, por temas económicos, abandonen la escuela. “De alguna forma los jóvenes han tdesercion2enido que salir a buscar otro campo, para poder tener recursos para su familia, lo he visto y lo he percibido en mis estudiantes”, indicó Arce, quien señala que uno de los principales elementos de la deserción es el aspecto económico.

Considera que la parte psicológica es otro factor, el no tener mayores contactos con los compañeros y amigos, no poder compartir las problemáticas, tiene un impacto importante sobre los temas emocionales. “Una de las cosas que más he escuchado de los estudiantes es ‘estoy sobrepasado’ miran el tiempo que disponen y lo comparan con sus responsabilidades y sienten que no les alcanza”.

Arce establece que dentro del establecimiento educacional debiera existir mayor flexibilidad y adaptación para cada alumno. “Entender que si un estudiante tenía que entregar un trabajo a las 18: 00 horas no lo va a poder hacer, pero a lo mejor lo puede entregar a las 6:00 am del día siguiente. Ha sido un elemento muy repetido en los correos de los estudiantes solicitando más plazos o mayor flexibilidad. Por ende, hay que comprender a los alumnos, porque las condiciones actuales no lo permiten”, concluyó la experta.

Leave a Reply

No comments to display
Be the first to comment