Jóvenes “ninis”

Hoy, según la última encuesta Casen, existe un 12,7% de jóvenes “ninis”, es decir, que ni estudian ni trabajan.


Resulta preocupante, conocer los datos que arrojó el reciente estudio del Ministerio de Desarrollo Social a partir de la encuesta Casen 2017, que describe la realidad laboral y académica de los jóvenes chilenos. Según esta investigación, existe un 12,7% de jóvenes “ninis”, es decir, que ni estudian ni trabajan.

Este porcentaje es más alto incluso entre las mujeres (17,6%), lo que se explica porque muchas veces estas cumplen funcionen como el cuidado infantil o de algún familiar y están a cargo de los quehaceres del hogar. Inquieta también que el 64,8% de los “ninis” provengan de las familias más pobres y vulnerables de Chile. Específicamente, de los dos primeros quintiles de ingresos de la población.

Aunque el porcentaje de “ninis” ha caído con respecto al año 2000 -cuando representaban el 18,6% de los chilenos de 15 a 29 años, estamos muy lejos de la realidad internacional. En países desarrollados como Australia e Inglaterra el 50% de los jóvenes entre 15 y 29 años estudia y trabaja a la vez

¿Pero cuál es la razón?

Las instituciones que han estudiado este tema, tanto locales como internacionales han identificado ciertas causa como: jóvenes provenientes de familias con bajos ingresos que se ven obligados a abandonar la escuela a una edad más temprana por lo que se les dificulta más conseguir un empleo; también están los casos de la paternidad y maternidad a temprana edad, principalmente a la edad de entre 15 y 20 años; las dificultades para conseguir empleo; en otros casos aceptar ser mantenido por otro y no tener la necesidad económica de trabajar o estudiar.

Desde el mundo del trabajo, se sostiene que es necesario avanzar en una mayor flexibilidad y en potenciar la capacitación técnico-profesional. Hay que aumentar la disponibilidad de salas cunas y jardines infantiles para las madres jóvenes que deben combinar sus estudios y trabajo con sus obligaciones familiares, así como alternativas para el cuidado de personas mayores y con discapacidad.

El no trabajar ni estudiar provoca el aumento de los índices de desigualdad, ya que estos jóvenes están perdiendo valiosas –y en ocasiones únicas- oportunidades para integrarse al mercado laboral. Además, están más expuestos al consumo de drogas, alcoholismo y delincuencia.

No hay que olvidar, sin embargo, que los “ninis” realizan labores en sus hogares que significan responsabilidades importantes y altamente valoradas por sus entornos familiares. Muchas veces la sustitución de dichas labores tiene un costo que no se pueden compensar trabajando, ni mucho menos estudiando.

Leave a Reply

No comments to display
Be the first to comment