Compromiso con la calidad de la educación de estudiantes de colegios vulnerables

Cientos de jóvenes de cuarto medio han sido beneficiados con becas que Pedro de Valdivia le otorga a estudiantes de la Fundación Belén Educa, logrando importantes mejoras en sus oportunidades a futuro.

Desde hace más de diez años que el Pedro de Valdivia (PDV) entrega 80 becas anuales de clases de preuniversitario en lenguaje y matemáticas para alumnos de 11 colegios vulnerables que la Fundación Belén Educa tiene en la Región Metropolitana.

Esta iniciativa ha logrado cambiar la vida de familias completas ya que ha permitido romper las barreras que para muchos significa entrar a la universidad. Carmen Cisternas, Directora de Relaciones Institucionales de Belén Educa, cuenta que “los colegios de la fundación tienen un índice de vulnerabilidad del 85% y el año pasado, 2018, el 94% de los alumnos que tuvo preuniversitario del Pedro de Valdivia entró a la educación superior”. Respaldándose en estos datos, ella asegura que “el PDV ha sido clave para  que los niños de Belén Educa tengan acceso a la universidad”.

Uno de los cambios importantes que Cisternas ve reflejado en el trabajo que Pedro de Valdivia y Belén Educa hacen en conjunto es el aumento de la intención de alumnos de ingresar a la universidad. “Cuando partimos con el PDV, daban la PSU el 24% de los niños, hoy día la están dando el 94%”.

Más allá de un aporte monetario, esta beca ha incentivado a los jóvenes a salir adelante pese a las duras circunstancias de su entorno. “Esta beca los apoya a subir tres cosas: uno a creer que ellos si se la pueden, dos en la mejora de los resultados de la PSU de lenguaje y matemáticas, y tres, a encontrarse con alumnos de otros colegios con los que aprenden a socializar y así entran en una cultura de alta expectativa en términos de su potencial”, asegura Cisternas.

Pero según lo que han visto desde la fundación, no son solo los estudiantes lo que se ven beneficiados por el preuniversitario Pedro de Valdivia. “Esto afecta el núcleo familiar, donde sus hermanos, sus primos, sus vecinos ven que si él se la puede, ¿por qué yo no?. Se produce un fenómeno al interior de la comunidad; la comunidad escolar, la comunidad  familiar y el barrio, donde un chiquillo de La Pintana entró a la Católica… Se producen fenómenos culturales en el grupo etario que está alrededor de esos chiquillos”, plantea Cisternas.

Para acceder a esta beca, la fundación está encargada de seleccionar a los alumnos de sus colegios que cuenten con ciertos criterios de responsabilidad. Entre ellos se exige asistencia promedio, NEM, compromiso con los estudios y la claridad de querer entrar a la educación superior.

Cisternas asegura que con este tipo de iniciativas se han mejorado sustancialmente las oportunidades de estudios y oportunidades laborales de los estudiantes. “Yo creo que si todo el sector empresarial en Chile tuviera iniciativas como la del Pedro de Valdivia, con conciencia empresarial y social al mismo tiempo, seríamos otro país”.

Más que una beca, Pedro de Valdivia ha ayudado a los jóvenes a “bajar barreras de límites, bajar las desesperanzas aprendidas y producir una motivación con la que los estudiantes van teniendo altas expectativas de ellos mismos”, concluye Carmen Cisternas.

Leave a Reply

No comments to display
Be the first to comment