El retorno de la educación cívica a las aulas

El Consejo Nacional de Educación (CNED) aprobó a comienzos de año la creación de la asignatura “Educación Ciudadana” para 3° y 4° medios, que vuelve a recuperar el sitial dejado por “Educación Cívica” que fue sacada del curriculum escolar el año 1997

En 1997 se decidió que la formación cívica de los estudiantes pasara a ser uno de los objetivos transversales en el curriculum de los estudiantes, quedando sólo a nivel de unidades en otras asignaturas y dejando atrás el viejo ramo de Educación Cívica.


Luego de un debate que se ha prolongado por años,  que se activa cada vez que se avecina la época de elecciones y que los jóvenes no participan o cuando se conmemoran fechas importantes en lo cívico como los aniversarios del plebiscito, finalmente la educación cívica volverá a entrar formalmente al curriculum  de educación media.

Luego de que se revelara el Estudio Internacional de Educación Cívica y Formación Ciudadana (Iccs), que evalúa el conocimiento de los estudiantes en temas cívicos y su preparación para asumir el rol de ciudadanos, revelara que Chile es uno de los países con menores niveles de confianza en sus instituciones cívicas, una mala evaluación general en conocimiento cívico – que lo situó 25 puntos bajo la media de los 23 pases estudiados – la Agencia de la Calidad de la Educación y el Consejo Nacional de Educación plantearon que esta temática requería un abordaje urgente.

Es por ello que a comienzos del año y aún bajo el mandato presidencial de Michelle Bachelet, el Consejo Nacional de Educación (CNED) aprobó la creación de una nueva asignatura llamada “Educación Ciudadana” para los terceros y cuartos medios a nivel nacional. La Ministra de Educación de la época, Adriana Delpiano planteó: “Esto era un gran anhelo y es parte de una ley muy importante que fue aprobada de forma unánime por los parlamentarios. Ahora tenemos que desarrollar los Programas de Estudio para los dos cursos, que entran en vigencia a partir del año 2019”.

El propósito, de acuerdo al Mineduc es lograr que los estudiantes aprendan sobre conocimientos y competencias cívicas, además de teoría política, participación activa, formación ética y valórica, espíritu crítico, autonomía y los derechos humanos como horizonte normativo. Junto con ello, desarrollar la capacidad de analizar conflictos y problemáticas públicas en diversas escalas (local, nacional y global) y de integrar temas como la interculturalidad, el género y la diversidad en el currículum educativo.

Gabriel Salvo, jefe de departamento de Ciencias Sociales de Preuniversitario Pedro de Valdivia comparte su opinión personal sobre este tema:

La educación cívica implicaba una preparación para la vida ciudadana, poder maneras conceptos, comprometerse con ello, un elemento que le permitía comprender lo que está pasando con su entorno, con el país, proyectar ideas a futuro y establecer grupos en los que se comparten estas ideas.

Si uno está participando de la vivencia democrática debe preguntarse cuáles son sus fundamentos de democracia y de derecho con compromiso más profundo de mantención de sus elementos consustanciales: el pluralismo político, la existencia de varias ideologías, la vida democrática en paz, con participación, respeto a la constitución e institucionalización que son aceptadas por todos.

Se justifica plenamente que tengamos un cuidado muy grande en el sistema educacional por estas materias y tipos de disciplinas. Incorporar estos temas a los planes de estudio es sin duda sano, es una instancia de poder estar más en la senda de un verdadero ciudadano. Todo lo que implica la historia de la humanidad vinculada con conceptos de vida ciudadana deben formar parte de la educación permanente de las personas. Esto es una tarea de una disciplina, pero también es transversal porque se vincula al desarrollo social y también de la persona misma y su capacidad de enfrentar de forma mucho más madura lo que significa la vida social.


Leave a Reply

No comments to display
Be the first to comment