Posibilidad de guardar el puntaje PSU: Expandir el horizonte antes de entrar a la U

La alternativa de postergar un año el ingreso a la universidad, usando el puntaje obtenido en la PSU, ha abierto la posibilidad de que muchos estudiantes chilenos vivan una experiencia similar al “gap year” anglosajón

El estudiante rinde la PSU, obtiene un puntaje que le permite entrar cómodamente a la universidad, pero decide postergar en un año su ingreso. Esa posibilidad, que hasta hace pocos años no existía, permite a los estudiantes conocer una experiencia muy común entre estudiantes europeos, australianos y algunos norteamericanos: El “gap year”.

Este año es una época intensa en que los jóvenes se dedican a estudiar otros temas, viajar, hacer voluntariado y trabajar. No es extraño que Chile reciba a varios estudiantes extranjeros que están viviendo ese año de experiencia y madurez.

“Es una muy buen alternativa para los estudiantes, que ha servido para aliviar la tensión de tener que rendir una prueba tan relevante solo una vez al año, lo que genera mucha más tranquilidad para quienes tienen un buen resultado en primera instancia, y si dan la prueba nuevamente, al menos cuentan con ese apoyo de utilizar cualquiera de los dos resultados”dice Óscar Cayul, psicólogo sede Agustinas y PDV Online.

Esta experiencia no es lejana para Juan Pablo Moro, fundador de World Studies, empresa que se dedican a ofrecer intercambios, cursos de idiomas y diplomados en el extranjero. En este contexto, han enviado varias veces jóvenes en esta situación o situaciones similares, que vuelven muy enriquecidos: “El estudiar o trabajar afuera les da perspectiva, les permite ampliar el horizonte, correr la frontera de lo que pensaban estudiar y hacer. Además permite manejar un segundo idioma que es una herramienta fundamental en la universidad y generar habilidades blandas que también son super necesarias”, comenta.

No obstante aún no es una tendencia masiva en Chile, pues aún existen varias barreras de entrada económicas e incluso sociales, que lo dificultan “En Chile existe la presión social de entrar lo antes posible a la universidad, haciendo difícil tomarse el año a menos que sea para prepararse y dar una mejor PSU, ya que aunque se mantienen los puntajes, no así necesariamente las listas de postulación se comportarán de la misma forma”, explica Cayul.

Sin embargo, desde su rol de psicólogo perteneciente al área de orientación, lo valora como una instancia muy positiva: “ Esperamos que cada vez más los estudiantes vean en el espacio de un año un momento relevante de formación, que no es un “año perdido” sino una oportunidad de profundizar más sus intereses, conocerse fuera de un contexto académico y probarse en otras áreas. En lo académico es también una excelente oportunidad de poder evaluar cómo se estudia, la constancia o voluntad, sin tener un régimen obligatorio encima como es la escuela o la universidad. Es esa independencia de decisión la que no solo los prepara para la universidad sino también para la vida adulta”, cierra el psicólogo de sede Agustinas y PDV Online.

Y es que, en la experiencia de Juan Pablo Moro, los jóvenes reafirman su vocación o descubren su verdadero camino en estos viajes de aprendizaje. Y lo ilustra con una de dichas experiencias: “Me acuerdo de una jóven que se fue de intercambio al extranjero con nosotros. Estaba en cuarto medio y decía que iba a estudiar medicina. Cuando volvió, había cambiado de idea y ahora quería estudiar ingeniería. Cuando su familia le preguntó las razones, explicó que el papá anfitrión era ingeniero aeroespacial y con él había descubierto que a través de la ingeniería se podía llegar a la Nasa, que era algo que siempre había querido. Su tiempo afuera le cambió el eje”

Leave a Reply

No comments to display
Be the first to comment