“Los pobres y excluidos han sido mis verdaderos maestros”

El Director internacional de América Solidaria es quizás uno de los activistas sociales más conocidos por los chilenos, desde los tiempos en que iba a la televisión a hablar de las campañas del Hogar de Cristo, hasta este verano en que apareció como coordinador de la visitar del Papa a Chile. En Evoluciona 2018 compartirá su visión sobre una vocación basada en la entrega a los demás.

El verano de Benito Baranda fue diferente y, sin duda, más desafiante de lo acostumbrado. En enero, Benito estuvo a cargo de coordinar la primera visita del Papa Francisco a Chile. Una tarea compleja, para la cual había sido designado con seis meses de antelación por la Presidenta Bachelet.

Baranda es psicólogo clínico de la Pontificia Universidad Católica y vivió su etapa escolar en el Colegio San Ignacio del Bosque, desarrollando una marcada vocación de servicio para los más pobres.

Pese a provenir de una familia acomodada, desde muy joven eligió – junto a su colega y esposa – vivir en estrecho contacto con los más pobres. Luego de casarse, vivieron a cargo de un hogar de niños del Hogar de Cristo. En la actualidad, llevan más de veinte años habitando una casa en La Pintana – junto a sus seis hijos adoptivos –  por elección propia.

Baranda fue director social del Hogar de Cristo durante 20 años, ejerció como profesor en el Colegio San Ignacio y en el Seminario Pontificio y hoy es Director internacional de América Solidaria. Por su labor al servicio de hacer de Chile un país con mayor cohesión, igualdad y justicia, en 2004 recibió de manos del Presidente y del Ministro de Educación la medalla al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral, en grado Gran Oficial.

El 4 de abril, Benito compartirá su historia de vida y las elecciones y casualidades que la han ido moldeando en Evoluciona 2018.

¿Recuerdas cuándo y por qué decidiste qué serías cuando grande? ¿Cambió a lo largo de tu vida?

Son muchas las personas, acontecimientos y circunstancias que me han llevado a ser lo que soy hoy en día, que me han dirigido a esta sed de servicio a los demás que diariamente me despierta, motiva e impulsa a actuar.

Sin lugar a dudas un hecho significativo en este caminar fue una fractura que tuve al fémur en mi adolescencia. Era atleta y quería dedicarme un tiempo a ello y en medio de una de las tantas carreras de obstáculos que realizaba me caí y quedé botado…allí se produjo una inflexión en mi vida!

Luego conocí a Lorena, mi esposa, y la transformación fue mayor. Nos casamos y terminamos trabajando en una hospedería de niños del Hogar de Cristo y ya la vida nunca más volvió a ser como antes. Nuestra existencia sufrió un fuerte giro de sentido, que hasta el día de hoy nos alimenta en la familia – con nuestros seis hijos adoptados – y en el trabajo junto a los más excluidos.

Hace más de una década nos involucramos en los territorios más excluidos de América, partiendo por Haití y siguiendo luego por Colombia…y por muchos otros lugares. Allí sí que la vocación se me consolidó interiormente, hay mucho que hacer!!!

¿Qué consejos les darías a jóvenes que están preparando la PSU y decidiendo qué van a estudiar, la carrera para el resto de su vida?

Que sean muy honestos consigo mismos y valientes en lo que van a realizar. Que tomen contacto con su historia, sus habilidades e intereses para que respondan a ello y logren en el futuro realizarse plenamente. Y que se preparen para servir más y mejor a los demás. Requerimos para la sociedad, para este milenio, hombres y mujeres jóvenes que sueñen e imaginen un mundo mejor y que luego logren llevar a la realidad – con su compromiso – estos sueños. Atrévanse, el gozo está en donarse a los demás!

¿Qué rol juega la profesión y el trabajo en tu vida? ¿Cómo se combina con otras cosas que te parezcan importantes?

La profesión y el trabajo han sido mi espacio de realización. He estudiado sin parar para hacer lo que hago, para dejar lo mejor de  mí en las tareas que he realizado – al igual que cuando era atleta – pero esto va armonizado con la vida de pareja, con la vida en conjunto con los hijos e hijas, con la poesía, el deporte, las amistades, etc. Para darle sentido a los días, hay un poco de todo esto.

¿Cuál es la invitación que hacen a los jóvenes?

Lejos la mayor lección de toda mi trayectoria laboral es que los más pobres, los más excluidos y despreciados han terminado siendo mis principales maestros.

¿Por qué te parece importante la instancia de Evoluciona 2018?

Evoluciona 2018 es muy importante ya que pone las preguntas y las experiencias que le permitirán a muchísimos jóvenes mirarse a si mismos y mirar a su alrededor, cuestionarse e indagar en cada uno de ellos y en relación con la realidad cómo y dónde pueden aportar más a un país, un continente y un mundo mejor….además estaremos muchas personas juntas y eso va creando un sentido de cuerpo muy necesario hoy, ayuda a configurar un espíritu generacional que puede ser guiado por una causa mayor, por una aspiración que nos permita transformarnos, evolucionar!

Leave a Reply

No comments to display
Be the first to comment