Más de 14 mil alumnos estudian en carreras de pedagogías no acreditadas

Nueva ley exige que se certifiquen o deberán cerrar. El MINEDUC y expertos defienden la medida para que las carreras de educación sean una “profesión estratégica”. 

La nueva ley de Carrera Docente introdujo una serie de cambios para los profesores y las pedagogías. Desde marzo, los maestros cuentan con más horas para preparar sus clases y desde julio, quienes trabajan en el sector público verán incrementados sus sueldos hasta en 30%.

Por otro lado, las universidades debieron aumentar las exigencias de selección de sus alumnos de pedagogía: este año pidieron al menos 500 puntos en la PSU, piso que en 2023 aumentará a 550 puntos.

Y no es todo. En abril de 2019, todas las pedagogías deberán estar acreditadas -y ser dictadas por universidades certificadas- si quieren seguir recibiendo alumnos. De no ser así, habrá un acompañamiento del Consejo Nacional de Educación para asegurar la buena formación de quienes ya están matriculados, explica Jaime Veas, director del Centro de Perfeccionamiento Docente del Mineduc.

Según las cifras de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), a fines del año pasado había 142 programas de Pedagogía no acreditados -la mayoría en universidades privadas-y en ellos estaban matriculados 14.383 alumnos, equivalente al 17,6% de la totalidad de los alumnos que estudian la carrera.

acreditacion ped

“Profesión estratégica”

De acuerdo con estimaciones de la misma CNA, este año se deberían presentar a revisión 95 programas, y luego el sistema debería inspeccionar unos 100 por año. Por ley, estas acreditaciones tendrán una pauta más exigente: deberán tener un cuerpo académico idóneo, mejor infraestructura y equipamiento, establecer convenios de colaboración con colegios y pautas de mejora según los resultados que obtengan los alumnos en las pruebas diagnósticas que haga el Mineduc.

Veas precisa que la idea de fondo es “definir la docencia como una profesión estratégica para el país”.

Mientras, el director ejecutivo de Elige Educar, Hernán Hochschild, agrega que “de todas las políticas públicas que hace el país, no hay ninguna más importante que aquella que tiene relación con las oportunidades de aprendizaje que van a tener nuestros niños hacia el futuro y esas están intrínsecamente ligadas a la profesión docente”.

El experto añade que, “lamentablemente, en Chile por mucho tiempo no les dimos importancia a los profesores, y eso generó un boom de pedagogías que no son un resguardo de aprendizajes para los niños y sobre eso hay que poner atención y hay que hacer cambios”.

Duplicar el trabajo

Desde el año pasado, las pedagogías tienen que ser acreditadas por la CNA, y no por agencias externas. Según Alfonso Muga, presidente de esta entidad, este cambio “nos supuso una carga adicional equivalente a la (acreditación) de los programas doctorales”.

Detalla que hubo que crear “todo un proceso nuevo y generar un conjunto de estructura que antes no existía” para las pedagogías, además de contratar a 228 académicos para las visitas inspectivas. Todo esto “supuso fácilmente para uno de los departamentos de la secretaría ejecutiva más que duplicar el trabajo que tenía”, resume.

A pesar de todos los cambios, el director de Elige Educar subraya que los tiempos no son siempre los que se querrían. “Estamos exigiendo un cambio copernicano: pasar de pensar el mundo de una forma a otra totalmente distinta, y para eso los tiempos no pueden ser exigidos más allá de la realidad. Por eso, esto se va a demorar”.

Ejemplifica que “por eso hay facultades (de Educación) que no están siendo un gran valor agregado a la formación de profesores que quizás van a seguir funcionando en el tiempo”, o bien “por eso ocurre que las horas no lectivas no son las que uno quisiera”.

carr

Fuente: El Mercurio, 15/05/2017.

Leave a Reply

No comments to display
Be the first to comment